L'Aleta dels Bordegassos









Ya hace unos cuantos años que apareció la primera Aleta, concretamente por Sant Jordi del año 80, en plena euforia por el cuatro de ocho cargado seis meses antes. Era una manera de hacer la colla un poco más grande, y un boletín interno la hacía más seria. Pero aquella primera Aleta, que según decía en su contraportada 'queremos que salga, como mínimo, una vez al mes', no tuvo la continuidad deseada. Aquel primer año salieron cinco números, y el año 81 la Aleta se quedó en el tintero. Es el único año en blanco de la revista. Las primeras Aletas tenían una presentación muy sencilla, podríamos decir casi artesanal: no superaban la docena de páginas y se hacían a base de fotocopias. El formato también era muy cambiante, unas eran más grandes, otras más pequeñas... La cabecera se dibujaba a mano y a menudo (seguramente porque se perdía el original) se redibujaba, con el consiguiente cambio en su diseño.

L'Aleta como boletín interno


Los contenidos se dividían en dos grandes bloques: información sobre la colla, y una gran dosis de humor, de ese humor vilanovense que a menudo se malinterpreta. En algunos números, el humor se convertía en sarcasmo, dirigido sobre todo a las otras dos collas vilanovenses, la Colla de Mar y la Colla Jove. La rivalidad entre las tres collas era bien patente en la plaza, en los autobuses (Josep Almirall, 'anecdotólogo' oficial de la colla, recuerda que el año 86, cuando la Colla de Mar y los Bordegassos iban hacia el concurso de Tarragona, al adelantarse los dos autocares podían verse claramente dos hileras de culos, una por colla) y, en el caso de los Bordegassos, en l'Aleta. Eran tiempos de castillos no muy grandes, pero la colla mantenía su talante alocado y poco ortodoxo, castelleramente hablando. También hay que decir que en aquella época l'Aleta se concebía como un boletín interno, y se dejaban los temas más serios, como el resumen de las actuaciones de la temporada, para el programa que cada año se editaba por Sant Jordi, con motivo del aniversario. Poco a poco, sin embargo, l'Aleta fue perdiendo este punto de sarcasmo y se convirtió en un boletín informativo.

De fotocopia a revista


A partir del año 90, y sobre todo a partir del año 92, l'Aleta toma un aire más serio. Sigue distribuyéndose fotocopiada, pero se cuida mucho más la presentación, acercándose más a una publicación 'de verdad'. El año 94 se edita el último programa de Sant Jordi, y solamente aparece una Aleta por Fiesta Mayor. El año siguiente es cuando l'Aleta sufre un gran cambio. A partir de ese momento se edita en formato revista, pasando por la imprenta, y se le da un nombre definitivo: L'Aleta dels Bordegassos (aparte de quedar más serio, resulta que los Xiquets de Reus tenían registrado el nombre de L'Aleta para su propia revista). Ahora sí que l'Aleta ya parecía una revista de verdad, con papel del bueno y donde, además de los artículos de opinión y los resúmenes anuales, no han faltado nunca los artículos históricos, de la mano de Xavier Güell, que incluso los recopiló en un libro. En algunos de estos artículos se han dado, incluso, datos inéditos. También se le da proyección exterior y se evita hablar única y exclusivamente de la colla. El humor tampoco ha faltado en esta etapa de revista seria, y durante unos cuantos números apareció el suplemento 'La Puta d'Oros informa...', donde el surrealismo y el sarcasmo vuelven a aflorar (no hay nada que hacer: somos vilanovenses...). Actualmente l'Aleta dels Bordegassos ha evolucionado hacia una revista que aparece una vez al año, al final de la temporada, con el objetivo, por un lado, de dar a conocer la colla y el hecho casteller a la ciudad y, por otro, dejar testimonio escrito del transcurso de la temporada castellera.

En lo que al diseño de la revista se refiere, también ha ido cambiando con el tiempo. Las primeras publicaciones de esta nueva etapa llevaban una A (de l'Aleta) de color distinto en cada número, y más recientemente llevan una franja amarilla a la izquierda, con el nombre de la revista en vertical. También hay que destacar que, a pesar de haberle dado un aire totalmente distinto, se ha seguido la numeración de las Aletes primitivas porque, aunque fuese en cuatro hojas fotocopiadas, era la revista de la colla. Actualmente ya llevamos más de setenta números, que salen por Sant Jordi, por Fiesta Mayor y por el Día de la Colla. Son muchas las personas a las que tenemos que agradecer la existencia de l'Aleta, tanto de dentro como de fuera de la colla. Pero sobre todo, l'Aleta tiene que agradecer su existencia a aquel grupo de peludos que un Sant Jordi del año 1972 fundaron una colla castellera con un nombre sonoro y una camisa bien llamativa: los Bordegassos de Vilanova.

Próximas actuaciones

Vilafranca
Sábado 27 de julio
18h, davant Cal Figarot
Con Castellers de Vilafranca i altres colles per confirmar


03-08-2019
Diada de les Neus
Pl. de la Vila


04-08-2019
Cercavila de Vigília Festa Major
18h, Plaça de la Vila


05-08-2019
Cercavila d'Anada a Ofici
8.30h, Pl. de la Vila


»Ver agenda«    »Descargar en PDF«
»Ver en Google Calendar«

Próximas actividades de la Social

Sin actividades previstas

»Ver agenda«
»Ver en Google Calendar«

Hazte socio

Twitter: @bordegassos